La Columna vertebral

Una zona del cuerpo que solemos sufrir muchos.
La función de la columna vertebral es intervenir como sostén estático y dinámico, ayudar a mantener el centro de gravedad de las personas y sobre todo como soporte del cráneo.
Está dividida en 5 partes: cervicales, dorsales, lumbares, sacro y coxis. Dichas partes todos las conocemos, pero quiero hablaros sobre sus curvaturas.
Existen 3 curvaturas: lordosis, cifosis y escoliosis.
Referente a la curvatura normal de cervicales y lumbares, es la lordosis, el problema aparece cuando la hiperlordosis (curvatura siempre hacia dentro) es excesiva en la porción lumbar. La cifosis que también presenta una curvatura normal en la zona dorsal, produce la hipercifosis (curvatura anormal hacia fuera) que es la que provoca la joroba. Podemos darnos cuenta de dichas curvaturas mirándonos de lado. Por último la Escoliosis, curvatura anormal de la columna (desviación de la columna hacia un lado) la notaremos al tocarla.
Son tres lesiones muy típicas, ya que las puede producir el desigual crecimiento de las vertebras, realizar esfuerzos o malas posturas a la hora de estar mucho tiempo de pie y permanecer encorvado durante un largo periodo e incluso la utilización de zapatos de tacón.
Para evitarlo es recomendable no hacer sobresfuerzo, tener buenas posturas a la hora de dormir y regalarse periódicamente masajes para descontracturar y relajar dichas zonas.

Rotura de fibra o contractura en gemelos

¿Sabemos diferenciar cuando es una u otra?

Cuando tenemos un sobre-esfuerzo muscular se encogen los músculos llegando a provocar una contractura, en el caso que esto se prolongue, llegando a tener un exceso de movimiento, fuerza o giros bruscos, se provocaría la rotura de fibra.
Cuando ocurre esto, la sensación que se nota es un dolor intenso como cuando te dan una pedrada, por lo que el nombre que recibe coloquialmente es “pedrada de gemelo”.

El que los gemelos tengan tal elevado número de fibras rápidas hace que sea mucho más propenso a sufrir este tipo de lesiones, comparándolos con otros músculos.

Dependiendo de la gravedad de la lesión podemos notar diferentes síntomas:

Imposibilidad de mover correctamente el músculo dañado, es decir, no se podría ni andar ya que el dolor se puede incrementar al realizar movimientos.

Hematomas, puede llegar a salir por debajo de la lesión, normalmente entre las 24 y 48 horas después.

Pinchazo localizado en la zona.

Para ayudar a evitar que esto ocurra, recomendamos que siempre se caliente antes de realizar algún ejercicio, llevar un calzado adecuado, beber mucho líquido, y tener una temperatura adecuada para que los músculos no estén contraídos.
Esto puede ocurrirle a cualquiera, no solo a deportistas, por lo que siempre que se tenga un trabajo en el cual haya que realizar un ejercicio físico más fuerte de lo normal, intentad hacer también las recomendaciones, os ayudarán mucho.

El tratamiento provisional en estos casos, dependiendo de la gravedad, sería aplicar hielo para ayudar a bajar la inflamación, reposo para a eliminar el dolor y compresión en la zona, pero sobre todo no olvidad ir a un especialista.

Hallux Valgus, un problema que nos trae de cabeza a las chicas

Hallux valgus, más conocido como Juanete, es una deformidad que afecta a la primera falange del primer metatarsiano,es decir, el dedo gordo del pie. Esto es debe a los músculos que pertenecen a dicha zona, Aductor del dedo gordo, es el que provoca el juanete, ya que hace que el musculo tire hacia dentro. El abductor del dedo gordo, es el que evita la aparición, puesto que es el que hace el ejercicio contrario, el músculo tira hacia afuera.
¿Por qué aparece?
Depende de la persona, puede afectar el calzado o no, lo que si podría ser es por herencia y genética. Para ello viene genial los masajes de pie, ya que puede evitar que salga, pero si ya tenemos juanete, podemos evitar el dolor y que vayan a más.
Los pies aunque no lo parezcan son los que más sufren, ya que llevan todo el peso del cuerpo durante todo el día.

Artrosis

Artrosis: se produce por el desgaste del cartílago, tejido que hace de amortiguador al proteger los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación. Puede afectar a cualquier articulación, pero ocurre más frecuentemente en la espina dorsal, manos, caderas o rodillas.
La edad, la obesidad, e inmovilidades, son unas de las causas más frecuentes.
Mujeres: Predomina en la rodilla y en las articulaciones interfalángicas (manos).
Hombres: Predomina en la cadera. Oxidarse

Epicondilitis y Epitrocleitis

Epicondilitis y Epitrocleitis

Más conocido como codo de tenista y codo de golfista. Dicha lesión se produce al final del húmero y principio del antebrazo en la parte externa epicondilitis (radio) y parte interna epitrocleitis (cúbito).

Epicondilitis o codo de tenista:
Se encuentra en el cóndilo, principio del radio (antebrazo), debido a un exceso de movimiento de los músculos extensores y/o rotación de la muñeca y dedos de la mano.

Epitrocleitis o codo de golfista:
Se encuentra en la tróclea, principio del cúbito (antebrazo), en este caso los movimientos son al contrario, un exceso de movilidad en la flexión de la muñeca, dedos de la mano y cierre de la mano en puño.

antomia_codo

¿Quién puede padecer esta lesión?
Lo normal es que debido al nombre lo asociemos a los tenistas o golfistas, pero cualquier persona que debido a su profesión haga movimientos repetitivos con las manos o brazos lo puede padecer, como un informático por el simple hecho de estar trabajando con el ratón, jardineros por usar máquinas pesadas, mecánicos, fontaneros, electricistas, amas de casa, etc, realmente siempre que realicemos un movimientos continuo, malas posturas, forzar o incluso una caída o golpe nos puede llevar a la lesión, ya que se produciría a largo plazo.

Los síntomas pueden ser:
Inflamación, dolor interno o externo en codo, dolor en antebrazo y dedos, pudiendo provocar parestias (sensación de adormecimiento de los dedos), imposibilidad de hacer extensión y flexión de muñeca, microrupturas, dolor agudo imposibilitando el movimiento articular y enfermedades tales como artritis, reuma, gota, etc.

16_clip_image004

El mayor problema de este tipo de lesiones, es la escasa importancia que se le da en su inicio, al notar una simple molestia. Sin embargo, de no ser tratada pasará a un dolor concreto y constante y, finalmente se convertirá en un dolor agudo que será cuando la persona no pueda hacer un buen movimiento.

Para prevenir lo mejor es corregir la postura al trabajar, repartir las cargas entre los dos brazos o manos, intentar hacer los esfuerzos por igual e incluso en momentos puntuales se puede utilizar vendajes, coderas…etc, de manera preventiva para la realización de la actividad.

Algunos de los Tratamientos recomendados son:
El Masaje profundo y descontracturante, los estiramientos suaves, mantener reposo y aplicar hielo a la inflamación.

Hueso hioides

hueso-hioidesPosiblemente no lo hayais escuchado nunca, pero es un hueso importante, porque es un punto de apoyo para los músculos que ejercen el movimiento del maxilar inferior y la lengua, ayudando a producir el habla. Una mala posición del hueso hioides puede provocar desequilibrio en la masticación, deglución y fonación. Debido a su forma de herradura protege la laringe y faringe, aun así podemos tratarlo, ya que se encuentra situado en la parte anterior del cuello por debajo de la lengua y por encima del tiroides.
Es bueno ejercitar toda la zona muscular para no perder movilidad.

hueso

Tiroides

La tiroides es un órgano compuesto por dos lóbulos que rodea la traquea por debajo de la laringe y termina en ambos lados detrás de la traquea.
Hipertiroidismo:
Trastorno metabólico que tiende a tener el nivel de hormonas tiroideas en sangre demasiado elevado, por lo que aumenta el consumo de energía de lo habitual, provocando diferentes síntomas tan importante como la perdida de peso, taquicardia, nerviosismo, intolerancia al calor, perdida del cabello y temblor ligero en manos.
Hipotiroidismo:
La perdida de hormonas tiroideas es negativo para el desarrollo del cuerpo, física y mentalmente, en este caso es necesario proporcionar una cantidad adecuada de yodo, ya que produciría suficientes hormonas para dicho órgano.
El 3% de la población lo padece y sus síntomas pueden ser el cansancio, trastornos de concentración, sensación de frío, ansiedad, depresión y sobre todo el aumento de peso.
El tratamiento a seguir puede ser por cirugía, cantidades de yodo o medicamentos.