Paseos otoñales que dejan imágenes inéditas, paisajes con encanto y momentos especiales a orillas del mar, alegrando un día cualquiera con olores que impregnan en mi memoria, haciendo florecer aquellos recuerdos olvidados.

Otoño en la playa viendo el mar en calma, escuchando el suave sonido del vaivén de la marea, observando los pajaritos que se pasean por la orilla en busca de comida y jugando con el agua.

Diferente por estar en casa, por disfrutar como una enana con vosotros, por deambular por calles y rincones retratando cada sitio que nos embelesa con su belleza y que años atrás solo percibía en pequeñas etapas.

Etapas que ahora se alargan y me recuerdan la realidad e importancia de la simpleza de pasear.

Un otoño diferente

Navegación de la entrada